NEUMÁTICOS

Los neumáticos son una pieza clave en nuestro vehículo ya que son los que nos mantienen en contacto con el asfalto y un buen estado de estos nos proporciona un mayor agarre, siendo aún más importantes en estas fechas, que como hemos comentado, no están exentas de lluvias que harán que la carretera se vuelva más resbaladiza.

Como hemos dicho no importa si el coche a tenido rodaje o a estado parado en los meses anteriores, hemos de comprobar la presión, utilizando siempre la recomendada por el fabricante.

Y por último fijarnos en que el dibujo de la goma este en buenas condiciones y que la profundidad de las bandas de rodadura sea como mínimo de  1,6mm.

ESCOBILLAS LIMPIAPARABRISAS

Las escobillas no las debemos pasar por alto. Durante el periodo de verano no las usamos muy a menudo y casi nos olvidamos de ellas, pero en otoño es más que seguro que las utilizaremos y para evitar llevarnos la sorpresa de que no funcionen, cuando nos caiga una tromba de agua por el camino, debemos comprobar que estén en buen estado cuanto antes y cambiarlas si fuera necesario.

LUNETA TÉRMICA

Del mismo modo que el mantenimiento de las escobillas nos permitirá ver mejor con mal tiempo, no está de más comprobar que la luna térmica funcione correctamente ya que esta nos puede hacer la vida más fácil en un momento dado.

FILTROS

La revisión de los filtros del aire hará que nuestro coche sea más eficiente, ya que si están en mal estado consumiremos más combustible y por lo tanto contaminaremos más el medio ambiente.

NIVELES DE LÍQUIDOS

Como sabéis nuestro vehículo tiene varios depósitos de líquidos como el depósito de aceite, el de anticongelante, el de agua destilada de la batería,… hay que comprobar que todos estén en su nivel óptimo ya que con las bajas temperaturas que se avecinan es importante no tenerlos olvidados.

SISTEMA DE CALEFACCIÓN

Es importante revisar que el sistema de calefacción funcione correctamente ya que tan peligroso es conducir con temperaturas muy bajas, dentro del habitáculo del vehículo, como con temperaturas muy elevadas, ya que ambas influyen en la aparición de la fatiga, que puede ocasionar distracciones al volante.

Nuestro último consejo va dirigido hacia algo muy común en esta época del año y que a veces no le prestamos la debida atención, estamos hablando de las hojas que caen de los árboles.

Estas se pueden depositar sin que nos demos cuenta en algunos recovecos de nuestro coche, como por el ejemplo en el vano del motor.

Estas hojas que se van acumulando, con el tiempo y con ayuda de la humedad, pueden ocasionar una cierta erosión en nuestro coche, por ello es importante limpiar de vez en cuando estas hojas que se van depositando poco a poco.

Visto ahora, todo esto parece una labor un tanto tediosa, pero no tenemos porque hacerla nosotros mismo, sino hacer que la hagan por nosotros, llevando nuestro coche a un taller, para que además de esto nos hagan una revisión general, y que nos echen un vistazo  por ejemplo a las luces, que buena falta nos van a hacer en estos meses, donde hay menos horas de luz al día.